lunes, 16 de agosto de 2010

PREPARACIÓN DE ALIMENTOS Y JUGOS PARA LOS ENFERMOS DE CÁNCER Y OTRAS ENFERMEDADES AUTO-INMUNES



Si tenemos en cuenta que tu cocina ya está totalmente equipada para tu rutina de curación Gerson y que has expulsado de tu hogar todos los alimentos y sustancias prohibidas, ha llegado el momento de descubrir la tarea esencial de preparar alimentos. Las reglas son sencillas, pero deben ser observadas fielmente para asegurar los mejores resultados.

Todo alimento debe ser ORGÁNICO Y TAN FRESCO COMO SEA POSIBLE. Lo ideal sería recoger el alimento vivo y fresco de nuestros jardines orgánicos. Desafortunadamente, el mundo no es ideal y tenemos que ajustarnos. Lo más acercado a esto es abastecernos con frecuencia y en pequeñas cantidades de las verduras de ensalada y hoja verde, para que no haya necesidad de guardarlas mucho tiempo. Manzanas, peras, naranjas y vegetales de raíz pueden ser almacenadas por períodos más largos de tiempo, sin sufrir pérdida de calidad.

Las dos reglas más importantes para la preparación de alimentos, son las siguientes: todos los alimentos deben ser preparados con gran cuidado para preservar sus nutrientes lo más posible. El cocinado debe ser lento y a fuego lento; temperaturas altas alteran los nutrientes de los vegetales y se vuelve más difícil absorberlos. Las verduras no deben ser peladas – valiosos nutrientes se encuentran en la cáscara o justo debajo de ella – y solo hay que lavarlas y tallarlas bien. Con la excepción de papas, maíz y vegetales enteros, que tienen que ser hervidos con agua suficiente, el resto de las verduras se cocinan con el mínimo de agua o consomé (sopa especial o sopa de Hipócrates), o en una cama de cebollas y jitomates rebanados, que sueltan la suficiente humedad para evitar que las verduras se quemen. Recuerda que la oxidación con pérdida de nutrientes, empieza tan pronto rebanas la fruta o verdura; solo comienza a picar cuando estás listo para cocinar.

La comida debe ser variada, disfrutable y sabrosa, para compensar, por su diferencia, la llamada cocina normal occidental. La variedad ayuda a estimular el apetito. También provee una mayor gama de minerales y albúmina, necesarios para que el cuerpo sane. Recuerda lo importante que es que sea agradable para el ojo. Las ensaladas se pueden elaborar de un modo realmente tentador, mezclando hojas verdes con jitomates rebanados y chiles de muchos colores, y agregando rábanos y cebollina.

Un pequeño jarrón co flores en la mesa puede agregar un toque atractivo y hacer que la comida sepa mejor.

La dieta Gerson logra un buen equilibrio entre alimentos cocinados y alimentos crudos. Las bastas comidas principales pueden sugerirle al paciente que la mayor parte de la comida está cocinada, pero esto no es así. Las comidas empiezan con porciones inmensas de ensalada cruda y terminan con fruta cruda, y la ración diaria de 13 vasos de jugo recién exprimido, es tan cruda como lo demás. Los alimentos cocinados son también necesarios. La experiencia acumulada por el Dr. Gerson muestra que los pacientes no tienen una buena digestión si solo se ingieren alimentos crudos junto con los jugos. De hecho, los alimentos cocinados proveen una variedad adicional y capacitan a los pacientes a comer un poco más de lo que comerían si estuvieran en una dieta exclusivamente cruda. También añaden un volumen blando que promueve la digestión de los alimentos crudos y jugos.

El artículo más popular en la lista de alimentos cocinados, de la medicina Gerson, es la “sopa especial o sopa de Hipócrates”, que ayuda a desintoxicar los riñones y es muy reconfortante en tiempo de frío. Todas las comidas cocinadas sirven de papel secante en el estómago, ayudando a asimilar las grandes cantidades de jugo. Aún así, los alimentos cocinados solo forman 3 ó 4 libras del consumo diario, mientras que los alimentos crudos, en su mayoría contenidos en los jugos, ¡representan 17 libras!

Los jugos importantes:

Solo cuatro tipos de jugo se usan en el tratamiento de todas las categorías de pacientes excepto por algunas excepciones. Los jugos básicos son:

1.- Jugo de manzana y zanahoria.
2.- Jugo de zanahoria.
3.- Jugo verde.
4.- Jugo de naranja.

Ocasionalmente, para casos especiales, deberá sustituirse alguno de los jugos. Por ejemplo, los diabéticos reciben jugo de toronja en lugar del de naranja, ya que la toronja contiene menos azúcar, algunas veces, el jugo de manzana se da a pacientes con padecimientos de colágeno, puesto que no deben tomar jugos cítricos.

Jugo de manzana y zanahoria:

Usa aproximadamente 8 onzas de zanahoria y manzana. Lava y talla (no pelar), tritura hasta lograr una pulpa y coloca en una tela, luego, prensa en una juguera para exprimir. Sirve y bébelo de inmediato.

Jugo de zanahoria:

Usa aproximadamente 10 a 12 onzas de zanahoria. Lava y talla (sin pelar), tritura hasta lograr una pulpa y coloca en una tela, luego, prensa en una juguera para exprimir. Sirve y bébelo de inmediato.

Jugo verde:

Un lechuga romana, lechuga roja, endibia, escarola, de dos a tres hojas de col roja; tallos jóvenes de betabel, un cuarto de un pimiento verde pequeño y berro. Agrega una manzana mediana, mientras se tritura. Procura usar gran cantidad de estos ingredientes: no utilices sustitutos como espinacas o apio. Muele hasta obtener una pulpa y coloca en una tela para exprimir o prensar. Este jugo debe ser tomado inmediatamente, ya que sus enzimas mueren rápidamente.

Jugo de naranja:

Solo utiliza un exprimidor manual o eléctrico, que no exprima la cáscara de la naranja, los aceites aromáticos de la cáscara son dañinos e interfieren en el alimento.

Menú cotidiano de un paciente Gerson:

Desayuno:

Un cuenco grande de avena cocida en agua destilada y endulzada con un poco de miel o fruta seca remojada (colocada la noche anterior en agua fría, o vierte agua hirviendo en ella).


- 1 vaso de 8 onzas de jugo de naranja recién exprimido.
- Fruta adicional, cruda o cocida.
- Opcional: una rebanada de pan de centeno orgánico tostado.

Almuerzo:

- Un plato grande de ensalada mixta cruda con un aderezo de aceite de linaza y jugo de limón.
- De 8 a 10 onzas de la “sopa especial o sopa de Hipócrates”.
- Una papa cocida o cruda de postre.

Comida fuerte:

- Sigue el mismo orden que en el almuerzo, solo varíalo con diferentes verduras, y fruta de postre.
- Nota: ya sea en el almuerzo o en la comida, y después de que el paciente haya consumido los alimentos necesarios, el o ella pueden comer una rebanada de pan de centeno orgánico SIN SAL. Sin embargo, el pan no debe ser el que satisfaga el apetito o tomar el lugar de alimentos esenciales.

Sopa especial o sopa de Hipócrates:

- 1 raíz de apio, si la hay disponible (sino, 3 o 4 ramitas de apio)
- 1 raíz mediana de perejil (raramente a disposición, si no hay omítelo).
- 1 puerro, grande o mediano (si no hay, dos cebollas pequeñas).
- 2 cebollas medianas.
- Ajo al gusto (también, puedes usar ajo exprimido crudo sobre la sopa caliente, en lugar de cocinarlo).
- Un poco de perejil.
- 11/2 libras de jitomate.
- 2 libras de papa.
-
Lava y talla las verduras y corta en rebanadas o cubitos de ½ pulgada. Colocar en olla grande, agrega el agua hasta cubrir los vegetales, cuando hierva, baja el fuego y cocina lentamente de 1 ½ a 2 horas, hasta que todas las verduras estén suaves. Pasa la sopa por un molino de comida, para eliminar la fibra. Deja enfriar antes de meter en el refrigerador.

Nota: muchas especies tienen un alto contenido de ácidos aromáticos, estos son irritantes y actúan en contra de la reacción curativa. Por esta razón solo se permiten especies suaves y en pequeñas cantidades: pimienta de Jamaica, anís, laurel, eneldo, cilantro, hinojo, mejorana, romero, azafrán, salvia, tarragón y tomillo, además, cebollina ajo, cebolla y perejil pueden ser utilizados en mayor cantidad. Y para té, recomendamos el de manzanilla y hierbabuena, muy favorecidos por los pacientes Gerson.

Artículo tomado de: Terapia Gerson, cura el cáncer y otras enfermedades crónicas. Pág. 153 a 156.

No hay comentarios: